• direccion@puigpriorat.com

Priorato y suelo

Priorato

Tantos los viñedos como la bodega están situados en el término de Gratallops, a 300 metros de altitud, (sur- oeste de Barcelona), en la provincia de Tarragona, a pie de carretera, donde el camino se adentra hacia un paisaje semejante a la luna debido a su configuración de piedra caliza y carbonífera.

Comarca

Esta es una mirada a un país pequeño que fue habitado desde antiguo y que ha vivido el devenir de la historia con el firme afán de existir, lejos de aquel mundo donde la vida es acelerada y cambiante. Una tierra de empinados viñedos, indómitos riscos y adustos roquedos. De escondidas hondonadas y frescos barrancos. De bancales planos como palma de la mano, riachuelos limpísimos y campos soleados y bien cultivados. Un mundo de pequeños pueblos al que ninguna plaga o helada, conquista o aguacero, han restado su fuerza. Desde los tiempos en los que se vivió en cuevas, se construyeron ribazos y hormazas. Desde los días en los que se deforestaron sierras y plantaron laderas, se levantaron puentes, ermitas y castillos. Conoced, pues, a los hombres y mujeres de la comarca del Priorat, que han cultivado el amor a la tierra y la vida en el campo. Y a los recién llegados, quienes se han visto, para siempre, seducidos por la magia de un lugar donde los ángeles suben escaleras y la sangre tiene sabor de vino.

El Suelo

Nuestro viñedo se encuentra situado en abruptas montañas, en la mayoría de las que la pendiente es de más de 60%, hecho que nos condiciona a conformar estrechas terrazas para respetar las curvas de nivel y laborear el terreno. Asimismo el trabajo cultural se efectúa con “oruga” o tractor de cadenas ya que ofrece estabilidad -teniendo el centro de la gravedad más bajo- que el tractor convencional, además de permitir el ascenso y la marcha sobre la piedra con menores riesgos. El suelo es muy particular, compuesto por oscuras pizarras, llamadas localmente “llicorella” originarias de la época del carbonífero (en el periodo paleozoico) Es a través de esta moqueta pétrea, que en ocasiones recuerda un mosaico, que las raíces buscan el agua a grandes profundidades. Este tan curioso terreno, junto con unas condiciones climáticas extremas de calor y sequía, confiere a los vinos una gran personalidad, reflejándose en una marcada mineralidad y fruta madura.

Conoce nuestras familias